EL COLÁGENO: UNO DE LOS SECRETOS DE LA ETERNA JUVENTUD

¿De un tiempo a esta parte notas que tus pómulos y mejillas han perdido volumen? ¿y que tu piel está menos firme y con algunas arruguitas?

 La responsable, probablemente, es la falta de colágeno, la proteína más abundante de nuestro cuerpo y, sobre todo, de nuestra piel. Su función es asegurar la firmeza de la dermis y su resistencia mecánica. Pero, con el paso del tiempo, su síntesis se va reduciendo paulatinamente, aumenta su degradación y sus fibras se desorganizan.

 ¿Somos capaces de ralentizar la inevitable pérdida de colágeno? ¿Podemos estimular a nuestro cuerpo para que lo produzca? La respuesta es SÍ. La vitamina C es un ingrediente imprescindible para la síntesis de colágeno. Su aporte a través de la alimentación es muy importante, pero está demostrado que por vía tópica, es decir, aplicada en crema, la vitamina C se absorbe en la piel 30 veces más que ingerida.

También el consumo diario de omega-3, ya sea a través de la comida (pescados azules, aceite de oliva, nueces…) o en forma de nutricosmética, es un aliado fantástico para estimular la producción de esta proteína.

Así que, lo más recomendable sería tener un aporte diario adecuado de omega-3 y vitamina C y, al menos 2-3 veces a la semana aplicar cosmética con vitamina C de alta penetración.

 Por lo tanto, a pesar del paso del tiempo, con una buena dieta y la ayuda inestimable de la cosmética, podemos lograr un buen nivel de colágeno y, gracias a ello, una piel más firme y tersa.

Compartir opinión

Tu cuenta de correo no es pública.Correo requerido.