LO QUE NO SABÍAS DEL ÁCIDO HIALURÓNICO

Firmeza, elasticidad y volumen. Estas cualidades de la piel, tan evidentes durante la juventud, comienzan a disminuir a partir de los 35 años notablemente. Este cambio, en gran medida, se debe a la reducción de ácido hialurónico, presente de manera natural en nuestro organismo. Sus funciones son reconstruir las fibras que sostienen los tejidos de la piel y la capacidad de retener agua, con lo que mantiene la hidratación de los tejidos y favoreciendo un aspecto juvenil del cutis.

Pero, ¿hay formas de recuperarlo cuando ya hay una pérdida considerable? Existen tres maneras de hacerlo:

  • Cremas: la cosmética actúa a un nivel superficial, pero ayuda a mantener la hidratación y dejan una piel luminosa y jugosa. Es imprescindible un asesoramiento profesional para utilizar la crema o sérum más adecuado para cada persona y hay que ser constante en su aplicación.

  • Alimentación: se deben consumir proteínas de alto valor biológico, como las presentes en carne, huevos y pescado. También es importantísima la ingesta diaria de alimentos ricos en vitamina C (pimientos, tomates, kiwis, cítricos…), en betacarotenos (zanahorias, albaricoques…), en licopeno (frutos rojos) y en luteína (vegetales de hoja verde).

  • Inyectado: consiste en el aporte directo de ácido hialurónico donde se ha perdido. Tiene un resultado inmediato y muy satisfactorio.

Como siempre decimos, lo recomendable es prevenir su pérdida y, para ello existen varios tratamientos:

  • Peelings 

  • Radiofrecuencia

  • Láser

  • Mesoterapia

Son medidas poco o nada agresivas que mantienen la firmeza y la elasticidad de la piel, e inducen la producción de colágeno. Todos ellos están encaminados a bioestimular las células cutáneas para que produzcan más ácido hialurónico y así enlentecer el proceso del envejecimiento.

Deja tu comentario

Tu correo electrónico no se muestra en público.Email address is required.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.